Blogia
Punto de fuga digital

Corrección política

El post Corrección política: no en mi nombre de la Petite Claudine  concluye con el siguiente párrafo:

“Yo no me siento más representada cuando se dice "todos y todas" o, peor, "tod@s"; me siento imbécil por tener que aguantar tanto ruido en honor a mi diferencia sexual. Diferencia de la que, por cierto, sólo soy consciente cuando ocurren estas cosas. Defiéndanse, no colaboren. La habilidad de pensar libremente es uno de los pocos privilegios que nos quedan. “

 Me uno a esa actitud contra lo políticamente correcto, que nos llena además de arrobas y barras, de eufemismos. Algunos son divertidos como ese “persona humana” que oí a alguien ( no me había percatado en que podría haber “persona canina”)  o “miembros y miembras de este tribunal...” Y es que cuando uno se lanza… Hay eufemismos más peligrosos destinados a despojar de derechos o vulnerarlos,  como: “combatientes irregulares” o “socializar el sufrimiento”, útiles ambos para  justificar desaguisados de mayor calado.

Aunque, la palma de la estupidez se la lleva convertir una deficiencia física en cultura. Me refiero aquellas dos mujeres que intentaban  por manipulación genética obtener un bebé sordo, como ellas, bajo ese absurdo argumento.

 ¿Será por esto que me gustó la película "South Park"?

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres