Blogia
Punto de fuga digital

Diego Rivera: de la revolución al cubismo

 

 

Mientras Rivera se convertía en uno de los primeros maestros del cubismo, México padecía brutales conflictos.

 

 

Su vida fue más parecida a la de un villano que a la de una víctima, no fue un alma torturada, sino el dueño de una voluntad incandescente, y su volumen corporal se oponía a la languidez romántica.

Citas del texto de Jorge Volpi en EL País "Viva la revolución y las mujeres"

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

ignorante :D -

yo no entiendo el arte diganme idiota lo soy lamentablemente los dibujos no atraviesan mas haya de mis ojos o mi cerebro u.u

Buterffly -

Tu lo has dicho, el secreto es el "gen" del color:toda una paleta de colores.

Mientras nuestras vidas de ciudadanos normales, se desarrollan en la gama del negro al blanco, con toda suerte de grises, los pintores o artistas viven en la infinita teoria de los colores y bien les puede servir de "Biblia" la de Kandinsky o Goethe.

Punto de Fuga -

La verdad es que los pintores se llevan la palma, tienen bien ganada la fama de amantes incansables, aunque quizá ninguno como Picaso resulta tan abrumador. No puede ser sólo cosa de ego, tiene que haber un gen de algún color que los hace incansables e irresistibles.

Fernando -

Me temo que es una nota predominante en muchos grandes artistas.
Como suelo repetir: por eso yo no llegaré nunca a nada, por intentar ser todo lo contrario a un doloroso y nocivo amante, como señala Mariaje.

Buterffly -

De villano si que tuvo algo, me atrevería a decir que mucho.
Villano en el sentido, de hacer infelices a las mujeres con las que estaba, tremendamente desgraciadas.

Dicen que hizo 10.058 obras y tuvo 4 esposas y 50 amantes.
Sus infidelidades eran tan grandes como sus murales.

Hace poco, se editó un librito maravilloso, que narra en epístolas, la historia de amor de Rivera con la artista rusa:
Angelina Beloff " Quiela", a quien conoció y enamoró a principios del siglo pasado en Madrid.

http://www.ulibros.cl/novela/querido_diego.htm

Dicen también, que su autora, Elena Poniatowska recrea y magnifica esta tormentosa relación que duró 10 años en Paris.

Sea como fueré, el mismo Rivera dijo de Quiela: “Ella me dio todo lo que una mujer le puede dar a un hombre. En cambio, ella recibió de mí todo el dolor en el corazón y miseria que un hombre puede causarle a una mujer”.

Gran pintor, pero doloroso y altamente nocivo amante.

Saludos.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres