Blogia
Punto de fuga digital

De Billy Wilder a MadMen

Se nota que Matthew Weiner (guionista y productor de Los Soprano) conoce bien a los grandes maestros de la comedia clásica americana. Encorsetado el cine de Hollywood en producciones políticamente correctas, donde prima lo comercial y el reparto sobre los valores cinematográficos que dan razón de ser al cine más allá de la industria, los mejores guionistas se han refugiado en HBO, y se han convertido en los genuinos herederos de la comedia clásica americana.

Ya necesitamos todos los dedos de una mano para señalar las series que se considera marcarán un hito. Además de la más famosa, Los SopranoRoma, tenemos Damages, Mad Men (aún en la primera temporada en antena), The Wire (comienza la tercera temporada), junto a otras que han obtenido en aplauso general y que yo recomendaría como Big Love, Weeds, L o Sexo en New York. Premiadas por la crítica, con público incondicional, aunque limitado, ya que por sus características sólo han podido realizarse para un canal de pago que busca audiencia en otro tipo de eventos. El tono ácido, el lenguaje desenfadado, quedan muy lejos de las comedias de personajes planos que no evolucionan, de diálogos que no exigen atención, con desarrollo argumental predecible para congratularse con el espectador.

Mad Men, a la que ya dedique un post, tiene un guión tan complejo y con tantos quiebros que es difícil sintetizarlo. Trata de sacar a la luz la relación entre hombres y mujeres en los sesenta,  en casa y en la empresa, en plena emergencia de la publicidad tal y como la conocemos hoy.  Viendo la semana pasada "El apartamento" en un ciclo de cine dedicado a Billy Wilder, me ha llevado a establecer paralelismos. Vean la secuencia del ascensor y la del primer episodio de MadMen.

Otra semejanza que resaltaría es la locuacidad de los diálogos, si bien ahora es necesario un lenguaje más explícito  para conseguir el mismo efecto provocador e irónico. Siempre que recreamos el pasado hacemos una lectura en la que está implícita la perspectiva del presente. Como ejemplo esta frase de la secretaria al director de la empresa, rechazando la adulación de una propuesta tramposa:

"Si fuera tuya, me pondrías con las piernas abiertas como un pisapapeles encima de la mesa"

O la que este mismo personaje femenino le espeta a otra secretaria para apagar las expectativas de una recién contratada:

"No eres gran cosa, aprovecha tu momento de gloria".

Desde aquí podemos acceder a una de las primeras secuencias del  capítulo piloto de la serie  (buscar "Primer día de trabajo") .

(A ver si Canal Plus se anima facilitar la inserción de sus vídeos)

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres