Blogia
Punto de fuga digital

Bajo el plumaje.

A veces  sorprende leer cosas que se desvelan sobre poetas, pintores, músicos o matemáticos, que parecen obscenamente extravagantes, fuera de todo uso. Pienso que no lo son tanto, son más comunes de lo que parece, sencillamente produce extrañeza que eso pueda suceder a personas corrientes. Siempre al artista se le concede un plus libertad en aras de la genialidad, lo que les adjudica una consustancial extravagancia.  Un plácet propio de  los personajes surgidos de la imaginación, que ellos mismos crean y que  puede afectar a todos los órdenes de la vida, incluida "la locura" o la autodestrucción.

Una de las historias más conocidas es la de Dalí y su mujer, Gala, a la que idolatraba con fervor, tanto que su muerte llevó a Dalí a la postración definitiva. La imagen de ese hombre enamorado más allá de la vida  siempre me ha conmovido. Hay en esa historia de amor cosas tan  tiernas como   la forma que se comprometieron, y otras tan chocantes como la vida sexual que Gala mantenía en castillo de Púbol (regalado por él) donde recibía a sus amantes, y mantenía una conturbada vida afectiva y sexual que Dalí compartía con una satisfacción voyerista. Nunca fue un secreto y no hace falta rebuscar mucho para obtener detalles (véase, por ejemplo en Wikipedia). Se dice que Gala, además de amar intensamente a Dalí, también supo ser la confidente que le ayudó a no enloquecer, a administrar el delirio en la expresión surrealista
Cómo decía en un post anterior, los sentimientos fuertes y algunos hechos nos hacen sentirnos únicos, cuando en realidad son  rara vez infrecuentes. El amor no tiene más normas que aquellas que construyan la felicidad de la pareja, los convencionalismos cuando son impuestos la destruyen.  Y al contrario,  lo que era una  plácida vida  en un adosado o en un modesto apartamento en unos meses puede trovarse en un extraña visión que no creemos que alguien pueda comprender:  "¡Si no era así..!".

Quien se escandalice que esto  mismo le suceda a un mortal común (digamos a su vecino o compañera de trabajo), le dejo el final de esta columna de Javier Marías "Puritanismo y predestinación": "El puritanismo se disfraza a menudo de escándalo y acecha siempre, hasta bajo la piel de buitre. O será bajo el plumaje, más bien".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

jagovi -

Magnífico e interesante post, ofrece una oportunidad a pensar.
La verdad es que esa "locura" es la que los hace destacar y es la que les da la denominación de artistas.

Muchas gracias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres