Blogia
Punto de fuga digital

Amores espurios.

Vía telegraph.cu.uk

Cuando la diferencia entre los cónyuges son tan abultadas, hasta el punto de que un supuesto amor es lo único que  tienen en común,  debería ser práctica obligada un un contrato particular, sobre todo cuando esas diferencias extendidas a la situación económica ponen en entredicho la propiedad de una  vivienda de dieciocho millones de dólares. No sé que tiene que ver el amor con la comunidad bienes, a veces mas que blindar el amor lo dinamita,  oculta intereses espurios.

Lo que resulta más asombroso es la frivolidad de muchos adinerados famosos, pagar importantes  emolumentos a abogados y representantes para que estos no consigan poner cordura en la administración de sus bienes, a no ser que el refrán, "tiran más tetas que dos carretas",  tenga mayor de alcance del que podía atribuírsele popularmente. Curiosamente este fenómeno rara vez se da la inversa, será por eso que suelo sentir más admiración por la mujeres que por los hombres.

A Hulk Hogan decir lo siento (como nos enseñó Love Story)  se le queda demasiado corto, el  humor negro le lleva a invocar hasta  O. J. Simpson : "El luchador ha declarado a la revista Rolling Stone que "cuando vives a media milla de lo que siempre ha sido tu hogar y no puedes ni acercarte, y para colmo ves que tu Escalade (un todoterreno) lo conduce un chico de 19 años, que duerme con tu esposa en tu cama..."  Lo que sigue mejor léanlo en 20 minutos.

(Cuando estoy de vacaciones no posteo, de ahí mi ausencia. Leo o escribo cosas bien distintas, algunas salen en post, otras no, como por ejemplo: "Nunca nada es cierto")

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Miguel -

El amor no es que no exista, es nadie sabe lo que es. Tema para un post.

Cosechadel66 -

El amor no tiene nada que ver con los bienes, en eso estoy de acuerdo, pero los bienes deben de tener que ver con todo lo demás, a tenor de lo que pasa siempre. O eso, o el amor no existe. Y eso prefiero no pensarlo, claro.

Y me encanta la poesía, por cierto.

Carpe Diem
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres